Cacerolada
@Isoldamateo

El pasado viernes se dieron cita en la plaza de España de Pozuelo alrededor de 300 personas para realizar una cacerolada y condenar la gestión que está llevando a cabo Pedro Sánchez durante la crisis del Covid-19. Después de las protestas vividas en el barrio de Salamanca, el Paseo de la Habana o la Calle Ferraz, llegaron a Pozuelo de Alarcón convocando a la gente mediante whatsapp con el mensaje “al estado de excepción encubierto”.

La convocatoria solicitó de antemano a los asistentes acudir cumpliendo estrictamente con las normas y el uso de EPI´s. Mascarillas, guantes y el respeto por la distancia de seguridad. En todo momento se pidió que las personas caminaran sin pararse para evitar que la Policía no lo considerase una concentración.

Cacerolada en Pozuelo de Alarcón

Los asistentes solicitaron la dimisión del gobierno “por la incompetencia de las medidas que nos han llevado a tener 40.000 muertos y que traerá un impacto económico letal”.

Estas protestas, que comenzaron en Núñez de Balboa, se han ido produciendo en numerosos puntos de la capital como el barrio Salamanca, el Paseo de la Habana, Montecarlo o Aravaca. También en otros municipios como Majadahonda o Galapagar. Surgieron después de que el domingo un grupo de jóvenes se concentrara frente a una vivienda que tenía la música a un volumen muy alto, un incidente que derivó en la identificación de 12 personas que fueron sancionadas por incumplir el real decreto de estado de alarma.

En la Calle Ferraz se manifestaron más de 500 personas al grito de “Sánchez criminal, Gobierno asesino” y las manifestaciones se fueron replicando desde el Paseo de la Castellana, hasta el barrio de Alcorón.

Calle Núñez de Balboa, Madrid