Tras el temporal el Ayuntamiento dispone de un estudio técnico del arbolado municipal afectado por el temporal. El estudio consta de tres fases como son el mantenimiento y conservación, la evaluación técnica del estado de todo el arbolado afectado y por último, un plan de plantación.

La borrasca Filomena ha afectado a muchos de los árboles de Pozuelo de Alarcón que se han caído o roto sus ramas. Por ese motivo, el Ayuntamiento ha puesto en marcha un estudio técnico para conocer la situación actual del estado de estos árboles del viario municipal.

El estudio incluye tres fases de gestión para conocer el riesgo en el que se encuentran estos ejemplares. La primera fase se basa en la retirada de árboles y ramas caídas, así como en la realización de las podas de emergencia necesarias. En la segunda fase se está realizando una evaluación profesional y técnica pormenorizada del estado de todo el arbolado afectado para valorar la viabilidad de cada ejemplar de cara a su posible conservación.

Para la tercera fase se procederá a trabajar en un plan de nueva plantación para restituir los ejemplares arbóreos de la ciudad. En una primera estimación se ha valorado el suministro y plantación de más de 8.000 ejemplares, entre coníferas y frondosas, cuya inversión supone más de 2.500.000 euros. No obstante, esta previsión se irá completando a medida que se conozcan los datos concretos de los daños ocasionados.

Árboles afectados

El municipio cuenta con unos 235.000 ejemplares arbóreos y tras el temporal se ha observado que las especies más afectadas han sido los ejemplares de Coníferas, siendo el Pinus, el mayor afectado. Las primeras estimaciones realizadas sobre los aproximadamente 15.600 ejemplares arbóreos del viario público, alcanzan una cifra no inferior a los 2.000 árboles de coníferas dañados en viales y de unos 1.200 ejemplares de frondosa del arbolado viario restante.

Las estimaciones sobre el resto del arbolado que se están realizando prevén igualmente unas mayores afecciones en coníferas que en frondosas, al igual que ha ocurrido en el viario público, y afectarían en un orden del 60 % de dicho arbolado. Dentro de este porcentaje de posibles coníferas afectadas, el género Pinus es el que ha sufrido más daños con una afección de aproximadamente entre el 70 y el 80 % de los ejemplares.

La alcaldesa, Susana Pérez Quislant, ha manifestado que “la nevada fue tan tremenda que ha provocado daños muy importantes en nuestro arbolado. Ahora estamos evaluando técnicamente la magnitud de ese daño para actuar una vez conozcamos su situación”. “Vamos a poner en marcha un plan de nueva plantación para restituir los ejemplares”, ha subrayado.