El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón repartirá cerca de 6.000 mascarillas infantiles, que le han sido donadas, a los colegios públicos y concertados de la ciudad para que a la vuelta a los centros en septiembre, los escolares dispongan ya de ellas.

Reparto de cerca de 6000 mascarillas infantiles ante el uso obligatorio de estas.
Reparto de cerca de 6000 mascarillas infantiles ante el uso obligatorio de estas.

La alcaldesa de la ciudad, Susana Pérez Quislant, junto a la concejal de Educación, Eva Cabello, han manifestado que “con esta actuación facilitamos a los colegios disponer de este tipo de mascarillas adaptadas para la población infantil para que, ahora que también es obligatorio su uso, en espacios cerrados como son las aulas, para los mayores de seis años y recomendable para los menores a partir de tres, puedan disponer de un mayor número de unidades de esta herramienta de protección frente al Covid-19”.

El reparto se producirá aprovechando que los centros están abiertos por el periodo de escolarización, y para que así, cada colegio pueda organizar el material recibido. Entre las 5.870 mascarillas adquiridas, hay un lote destinado a niños de 3 a 6 años y otro, para los de entre 6 y 9 años. 

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón continua también con el segundo reparto de mascarillas de protección en todos los buzones de la ciudad para que los vecinos de Pozuelo tengan un nuevo lote. De hecho, el Consistorio ha adquirido un total de 500.000 mascarillas, frente a las 300.000 que anunció en un primer momento, y de éstas, 400.000, están destinadas a los vecinos, entre las que se han entregado ya y las que se van a repartir en estos días. Las otras 100.000 están reservadas para el uso de empleados municipales y para tener en provisión en caso de futuras necesidades.

Cabe señalar que desde el pasado 21 de mayo, el uso de mascarilla es obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público para las personas de seis años en adelante, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros, tal y como informaba la Orden Ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE)  este pasado miércoles. Y es recomendable para los menores a partir de los tres años.